¿Qué clase de montacargas es la que necesitan?

 In montacargas eléctricos, renta de montacargas

Llega un momento en que las pymes necesitan crecer y aumentar su capacidad de almacenamiento y transporte de mercancías. Para ello, se requieren equipos de manutención, entre los que destacan los montacargas. No es necesario comprar un ejemplar nuevo, también pueden recurrir a la renta de montacargas para ahorrar dinero y gozar de sus beneficios. No obstante, antes de adquirir uno, es importante que conozcan las distintas clases existentes para elegir la más conveniente.

Cada clase varía según la fuente de potencia, dimensiones o forma, además se diseñan para aplicaciones específicas y brindan ventajas únicas. Se trata de siete clases con detalles complejos, por lo que es posible que necesiten a un asesor. Antes de contactar al proveedor de su preferencia para solicitar el servicio de renta de montacargas, exploren las aplicaciones y características de cada una de las siete clases.

Clase I. Montacargas eléctricos hombre a bordo

Son montacargas eléctricos que se recomiendan para interiores. Se utilizan para manejar alimentos o químicos y pueden operar dentro de cuartos fríos. También son una buena opción para cargar y descargar remolques o tractores, manipular pallets, entre otras aplicaciones industriales. Pueden manejarse, ya sea en comercios minoristas, plantas de producción o almacenamiento general.

Estos montacargas eléctricos operan con una batería eléctrica, por tal motivo, son unidades muy silenciosas y no producen emisiones que puedan contaminar a los productos o perjudicar la salud del personal. A ello se debe su popularidad para aplicaciones en interiores. Las baterías también funcionan como contrapeso del vehículo para asegurar su capacidad de elevación.

Clase II. Montacargas eléctricos de pasillo estrecho

Estos ejemplares disponibles en el servicio de renta de montacargas son diseñados para operaciones en distancias cortas y pasillos estrechos, además no son recomendables para cargas y descargas en andenes. Con respecto a las condiciones del entorno, son similares a las de los montacargas de Clase I. Necesitan superficies en buen estado y llegar a alturas mayores en comparación con equipos contrabalanceados.

Se diseñan para que sean altamente maniobrables y, de esta manera, usarlos en pasillos estrechos o espacios reducidos. Estos tipos de carretillas son una buena opción para recoger y almacenar el inventario y brindan la capacidad de incrementar el almacenamiento sin remodelaciones o ampliaciones del depósito.

Clase III. Tractores de remolque eléctrico, apiladores y patines

Están conformados por apiladores, que destacan por su versatilidad y ligereza. También abarca montacargas tipo patines con varias configuraciones, ya sean hombre caminando o a bordo y son recomendables para interiores. Se diseñan para recorridos continuos, además no contaminan.

Clase IV. Montacargas compactos de combustión interna

Presentan dimensiones reducidas para usarlos dentro de furgones de F.F.C.C o contenedores. Es importante que se usen equipos rígidos y pisos en óptimas condiciones. Se diseñan para usarse en interiores y en ellos se integran motores de combustión interna, que funcionan con gas natural, gasolina o gas LP. Sus llantas son sólidas y acolchadas para que el manejo sea suave, además resisten a los pinchazos, debido a que no se rellenan con aire. Brindan versatilidad a los usuarios y se recomienda para aplicaciones de distribución, almacenamiento, automoción y venta minorista.

Clase V. Montacargas neumáticos de combustión interna

Sus dimensiones son mayores que los de la Clase IV, además son muy cómodos para los operadores. Necesitan más espacio, pero son una buena opción para pisos irregulares. Sus llantas son semisólidas y neumáticas y su motor funciona con gas LP, natural o gasolina. Se parecen mucho a los de la clase anterior, pero se diseñan especialmente para usarlos en exteriores. Cabe añadir su alta vida útil y su excelente funcionamiento en zonas de construcción, madereros, entre otras aplicaciones en intemperie.

Clase VI. Tractores de arrastre eléctricos y de combustión interna

Son conocidos también como tuggers y se usan para varias aplicaciones, como remolcadores para operaciones en interiores. No contaminan y se diseñan para recorridos continuos. Los ejemplares de combustión interna son diseñados para exteriores. No son útiles para levantar cargas, sino para remolcar cargas. Cabe agregar que son comunes en aeropuertos y líneas de montaje.

Clase VII. Montacargas para terrenos ásperos

Se trata de camiones para terrenos accidentados. Son diseñados con grandes neumáticos (como los de los tractores) y, para alimentarlos, se utilizan motores libres. Pueden usarse sin inconvenientes en terrenos accidentados, por lo que son usados comúnmente en zonas de construcción y aplicaciones agrícolas.

Ahora que conocen los ejemplares existentes, podrán hacer una elección prudente. Recuerden siempre acercarse a proveedores con amplia experiencia que brindan montacargas usados o nuevos de las mejores marcas, como Toyota, Hangcha o Flexi. En TMR, Tractores y Maquinaria Real, los encontrarán. Para más información, marquen al (81) 8327 0498 o marquen a los números locales que encontrarán en nuestro sitio web. Si lo prefieren, completen con sus datos nuestro formulario. Les atenderemos de inmediato.

 

 

Recent Posts
Renta de MontacargasMontacargas nuevos
Abrir chat